Arréglalo tú mismo

Ahorra tiempo y dinero con la ayuda de Areeta

La guerra de los electrodomésticos: Del usar y tirar al usar y reparar

Guerra de los electrodomesticosMuchos nos negamos a creer la teoría de que los electrodomésticos de ahora duran menos que antes o de que siempre sale mejor comprar uno nuevo que arreglarlo. Ya hay muchos que intentan desmarcarse de esa sociedad llamada del consumo con su slogan con letras de neón, úselo y tírelo después, cuanto antes mejor, para dar paso a uno nuevo. ¡¡¡ Larga vida a nuestros aparatos!!!, la guerra de los electrodomésticos se ha desatado.

Si en 1938 el actor Orson Welles asustaba a toda América en su retransmisión radiada sobre la llegada de marcianitos a la tierra, en estos años por las redes  y medios de comunicación circula la creencia de la obsolescencia programada.  Un término para definir una  teoría de la conspiración que apunta con el dedo a los fabricantes de insertar un chip en cada electrodoméstico que los sentencia a morir en un tiempo determinado. Su  frigorífico dejará de funcionar en cinco, diez o, los más afortunados, en quince años, sin que usted pueda hacer nada. Lo cierto es que en esta sociedad del bienestar, donde la rueda necesita de nosotros los consumidores como gasolina para seguir funcionando,  la teoría del comprar, usar y tirar tiene mucho sentido. Por otro lado, esta creencia también tiene muchos cómplices. No solo las marcas, sino los propios técnicos, las casas de repuestos y nosotros mismos, los consumidores, que ante cualquier problema, en vez de intentar arreglarlo decidimos deshacernos de nuestra máquina y engrasar la rueda comprando otro nuevo.

No merece la pena arreglarlo
Los primeros en no querer solucionar nuestras averías son los propios técnicos. Hasta hace unos años arreglar un electrodoméstico siempre fue más económico que adquirir uno nuevo, pero últimamente es muy común que casi sin destripar nuestra lavadora, nos aconsejen que no merece la pena, que se despida de ella y dé paso a una nueva . La razón de esta aparente falta de interés de estos profesionales no  es por ninguna teoría de la conspiración ni nada parecido, sino por una cuestión más simple, las piezas de recambio. Ante la escasez de repuestos,  arreglar un electrodoméstico puede ser tan caro como comprar uno nuevo.  La retaila de problemas que nos asaltan cuando nos empeñamos en arreglarlo muchas veces echa al traste el deseo de seguir con la compañía de nuestro fiel electrodoméstico. A saber: hay que solicita la pieza estropeada al fabricante de algún lugar del mundo (las cosas de la globalización), además tenemos que tener suerte de que no esté descatalogado el modelo para que nos hagan caso, el tiempo de espera hasta que nos llegue la pieza puede ser desesperante sin contar con  el coste de la misma unido a los gastos de envío… total que al final nos rendimos en esta batalla, pero eso no significa que se pierda  la guerra. El consumidor tiene un arma muy importante de la que a veces no es consciente,  el momento de la compra cuando se decanta por una u otro marca. Se recomienda que antes de adquirir cualquier aparato para nuestra casa, tengamos en cuenta el servicio post venta. A veces, este hecho es tan importante o más que el precio ya que superada la garantía que la ley marca de dos años (algunas marcas la incrementan hasta los diez años) ¿qué ocurrirá a nuestros pobres electrodomésticos?.   En el mercado encontramos cientos de marcas, pero siempre contar con un servicio post venta de prestigio, que garantice que ante posibles averías podrás contar con las piezas casi al día siguiente es un dato a tener en cuenta.

¿Y cómo se quita el miedo a abrir las entrañas de nuestros electrodomésticos e intentar arreglarlos? “Como todos los miedos, enfrentándonos a ellos y probando a hacerlo. Hay un gran número de problemas que se pueden solucionar únicamente con un poco de destreza, quitando y poniendo tornillos” nos señala Óscar Manzanque, gerente  de Areeta Servicio Técnico, el servicio post venta oficial de El Corte Inglés de sus marcas de electrodomésticos Saivod y Ansonic. “Está cambiando la filosofía de los últimos años de usar y tirar, ahora somos más cuidadosos con el mantenimiento de nuestros electrodomésticos para alargar su vida útil. Esto va en favor de nuestra economía y del impacto medioambiental, con una menor producción de residuos y la optimización de los recursos naturales” (Ver toda la entrevista) Así una vez descartado males irreparables en nuestros aparatos, enfrentarnos a esas pequeñas averías cotidianas cada vez es más fácil. Con la llegada de las nuevas tecnologías, el consumidor tiene un aliado perfecto  que puede guiarle en foros, blogs y demás, para encontrar la solución de sus desvelos.

Con la crisis se está notando en España una nueva tendencia que busca dar un mayor uso no solo a nuestros electrodomésticos, sino a nuestros muebles, ropa e incluso alimentos. Los supermercados ya ofrecen los productos, que están a punto de caducar, a mitad de precio para que alguien pueda aprovecharlos, antes de que acaben en el contenedor por no haber sido previsores. En los últimos meses también abundan los mercadillos de segunda mano de ropa,  muebles y demás y en la televisión ya hay muchos programas que nos enseñan a  reciclar nuestros muebles o cacharros viejos, restaurarlos o arreglarlos. Piénseselo dos veces, antes de tirar algo.

Links de interés:

www.areeta.es
https://areetasl.wordpress.com/
http://ahorrarcadadiaconloselectrodomest.blogspot.com.es/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en diciembre 6, 2013 por .
A %d blogueros les gusta esto: