Arréglalo tú mismo

Ahorra tiempo y dinero con la ayuda de Areeta

Sube la luz, bajamos el consumo

precioDesde el día  1 de Octubre, nuestro recibo de la luz ha sufrido un nuevo incremento del 3,1 %, la cuarta modificación de dicho coste en lo que llevamos de año. El consumidor una vez más vuelve a estar a merced de las compañías eléctricas y las decisiones de nuestros políticos empeñados en reducir un día tras otro nuestro maltrecho poder adquisitivo. Por ello, ante esta subida lo único que puede hacer el ciudadano es intentar bajar el consumo de energía lo máximo posible en el hogar. Seguir una serie de consejos en el uso de nuestros electrodomésticos harán que la factura del próximo mes no nos dé electricidad a nuestro bolsillo. Con el paso de los años, nuestros aparatos además de ofrecernos mayores prestaciones, los fabricantes también han buscado logran una mayor eficiencia energética. Cuando compremos un electrodoméstico es importante fijarnos en su etiqueta energética, que va desde  la Clase A, de color verde, y que es la más eficiente; y la Clase G, de color rojo, que es la que menos. El consumo de energía varía entre estas categorías de electrodomésticos, lo cual se refleja en nuestras facturas de la luz. Este distintivo está regulado a nivel europeo y es obligatorio que todo fabricante lo incluya.

La lavadora es uno de los electrodomésticos que mejor ha evolucionado en este aspecto. Hoy las lavadoras consumen menos de la mitad del agua que hace solo 15 años y hoy a pesar del uso que se hace en nuestros hogares, no son aparatos que destaque por un excesivo gasto de electricidad, pero el usuario también puede seguir otros rituales para seguir ahorrando.  Las partes que más gastan en todo lavado automático son la  resistencia que calienta el agua y, por supuesto,  el motor que mueve el tambor tanto en el lavado y sobre todo en el centrifugado. El gasto energético del resto de componentes es muy pequeño además de trabajar durante poco tiempo a lo largo del lavado. Así que manos a la obra:

Si calentar el agua es uno de los factores que más gasta, podemos ahorrar bajando la temperatura del agua. Otro punto es el consumo energético del motor a la hora de lavar y centrifugar, por lo que la lógica nos dice que debemos poner nuestra lavadora con la carga completa para optimizar el consumo. Eso sí, hay que pensar que el centrifugado, aunque sea un gasto de electricidad alto, por otro lado nos ahorrará mucho en secadora al sacar la ropa bien escurrida.  Con los tiempos que corren, se hace cada vez más necesario un uso racional de nuestros electrodoméstico tanto por la cuestión económica como la medioambiental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en octubre 7, 2013 por .
A %d blogueros les gusta esto: